THE MIRROR CHAIR PROJECT

2015
11 abril
17:30

En 2015, a causa de un traslado, perdí mi diario hospitalario escrito en el 2001 y con él una parte importantísima de mi vida.

Estuve 9 meses ingresado en el hospital de la Vall d’Hebrón. Cuando recuperé la movilidad de mi mano izquierda, quise escribir un diario. Fui incapaz de relatar mis propias emociones ante los dramas de los pacientes que me acompañaban. Mi movilidad mejoró y pude manejarme con silla de ruedas.

Pedí mi pequeña cámara Olympus mju II de 35mm. Tenía la necesidad de crear imágenes e intentar liberar mis propias tensiones a través de ellas.

La escritura y la fotografía fueron mi salvación.

Tras buscarlo desesperadamente, decidí regresar, en una especie de acto psicomágico, al lugar donde sufrí la agresión.

A medida que me acercaba al lugar dónde tuve mi particular experiencia frente a la muerte, fui sumergiéndome en la idea del espejo, del tiempo y de mí mismo.

Y me encontré de nuevo en el hospital, pero esta vez desde el otro lado del espejo, al lado de todas las personas que sufrieron por mí y que temieron por mi vida.

Y de alguna forma,
mi Diario apareció tras este viaje.

2001
1 febrero
00:40

2015
11 abril
17:30

En 2015, a causa de un traslado, perdí mi diario hospitalario escrito en el 2001 y con él una parte importantísima de mi vida.

Estuve 9 meses ingresado en el hospital de la Vall d’Hebrón. Cuando recuperé la movilidad de mi mano izquierda, quise escribir un diario. Fui incapaz de relatar mis propias emociones ante los dramas de los pacientes que me acompañaban. Mi movilidad mejoró y pude manejarme con silla de ruedas. Pedí mi pequeña cámara Olympus mju II de 35mm. Tenía la necesidad de crear imágenes e intentar liberar mis propias tensiones a través de ellas.

La escritura y la fotografía fueron mi salvación.

Tras buscarlo desesperadamente, decidí regresar, en una especie de acto psicomágico, al lugar donde sufrí la agresión.

A medida que me acercaba al lugar dónde tuve mi particular experiencia frente a la muerte, fui sumergiéndome en la idea del espejo, del tiempo y de mí mismo.

 

 

 

Y me encontré de nuevo en el hospital, pero esta vez desde el otro lado del espejo, al lado de todas las personas que sufrieron por mí y que temieron por mi vida.

Y de alguna forma, mi Diario apareció tras este viaje.

2001
1  febrero
00:40