ROCÍO GOYACHE

Soy mucho más de lo que muestro.

El negro también es un color.

“Me gusta convertir las pesadillas en luz,
lo negro en color y lo que no se ve en algo real.”

Miro mi reflejo y veo una imagen borrosa, como dentro de una niebla densa, húmeda.
Está ahí y no sé si me gusta.
La niebla se disipa, empieza a no ser algo borroso, pero no es mi reflejo lo que veo, no soy yo a quien veo, es lo que hay dentro, dentro de mi reflejo, que es mucho más que lo que hay dentro de mí.
Me gustaría escapar, dejar todo atrás, salir corriendo, abandonar incluso mi sombra, esa sombra que es mi mitad que no veo. Correr lejos, lejos de la muerte, del abandono.

Pero esos pasos en lugar de bajar me hacen subir. En lugar de alejarme me hacen acercarme. Empiezo a creer que mi reflejo es mi mitad que tengo que aprender a conocer.
Miro mi reflejo y por un momento me gusta, porque ahora solo hay realidad.
Ahora empiezo a verme.
Ahora puedes conocerme.

.

AUTORRETRATOS ALUMNAS